La apuesta por una Colombia sin Efectivo
1 de Enero de 2017
La apuesta por una Colombia sin Efectivo

Concepción (Antioquia) fue recientemente noticia nacional al convertirse en el primer municipio colombiano en eliminar el efectivo para sus actividades económicas cotidianas. Se trata de un proyecto piloto que lidera Davivienda y el gobierno local, con el apoyo de Asobancaria y Banca de las Oportunidades, cuyo objetivo es que los 4.500 habitantes de Concepción dejen a un lado billetes y monedas y usen las transacciones electrónicas.

No podemos ignorar que es un paso importante en el camino hacia la construcción de una economía en donde cada día se use menos el efectivo y se recurra más a celulares, internet y nuevas herramientas tecnológicas para realizar transacciones financieras.

Sin embargo, hay que mirar qué sigue para Colombia después de este primer piloto de un municipio sin efectivo. Es esencial preguntarnos en qué estamos hoy, a dónde queremos llegar y qué necesitamos para implementar un ecosistema que acepte de forma generalizada medios de pago alternativos al efectivo.

De acuerdo con el reciente Estudio de Demanda de Inclusión Financiera desarrollado por Banca de las Oportunidades y la Superintendencia Financiera, apenas el 4% de los microempresarios reciben tarjetas (débito/crédito) para pagos por compras. La misma investigación arrojó que el 72% de los microempresarios y el 57% de individuos entrevistados usan solo efectivo para realizar transacciones.

Según el Banco de la República, a mayo de este año circulaban en la economía nacional cerca de 54 billones de pesos en efectivo. De acuerdo con Asobancaria, este uso en Colombia sigue siendo alto con respecto a otras economías: en Chile la preferencia por el efectivo es del 20 por ciento; en Japón alcanza el 14 por ciento; en Corea del Sur es del 10 por ciento y en el Reino Unido y Suecia, del 5 por ciento, mientras en Colombia llega al 48 por ciento.

Sumado esto a otros estudios como el GlobalFindex – 2014 y la Encuesta de microestablecimientos del DANE, con indicadores que demuestran que es alto el uso de efectivo en nuestro país, se evidencia, por ahora, una baja penetración de medios electrónicos para realizar transacciones financieras.

Esta situación nos lleva a reflexionar sobre desarrollar tecnologías y modelos de negocio más ajustados a las realidades de los pequeños comerciantes, característicos en las zonas rurales. Así mismo, complementar e integrar los canales ya existentes como los pagos con tarjetas a través de datáfonos, los corresponsales, los cajeros automáticos y el internet.

Igualmente es esencial que los ciudadanos, que como vemos aún tienen una cultura arraigada del uso del efectivo, logren percibir cuáles son los beneficios reales que pueden aplicar en su vida cotidiana al usar los pagos electrónicos. Por ejemplo, el Ministerio de Agricultura de Nigeria introdujo en 2012 una ‘billetera electrónica’ para la comercialización de fertilizantes y semillas a través de los teléfonos celulares de los agricultores, que empezaron a beneficiarse con la compra de insumos cuando realmente lo necesitaban.

Ya hay ejemplos de países que anuncian la abolición definitiva del efectivo en sus economías. Es el caso de Dinamarca que aspira a convertirse en el 2016 en el primer país del mundo que acaba con el dinero en efectivo. Otro ejemplo es Suecia donde, según el periódico The Local, el 80% de todas las compras se efectúan por medios electrónicos o con tarjetas. La apuesta es que Suecia podría convertirse en una nación sin dinero en efectivo, aunque no antes del 2030, según revela el medio de comunicación.

La experiencia de Concepción, donde se ha tenido un gran trabajo de diversos sectores en los últimos meses, ha demostrado que lograr un ecosistema en el que se fomenten las transacciones electrónicas no es una tarea fácil.

Por eso, su éxito y masificación exigen el concurso de diversos actores: el Gobierno nacional y local, el sector privado, incluyendo diversas entidades financieras, representantes del sector solidario, los comercios, entre otros.

Volver arriba

La inclusión financiera de las Mipymes en Colombia

Por: Juliana Álvarez Gallego*

Las empresas que logran crecer de manera acelerada y dinámica, por encima del 10% anual, son aquellas que efectivamente se constituyen en un motor esencial para el crecimiento económico y la creación de empleo. Aunque se ha encontrado que...

Pablo anton ACCION

Los programas tradicionales de educación financiera tienen, en el mejor de los casos, un impacto mínimo sobre la capacidad financiera de los receptores.  Al menos eso es lo que nos dice la investigación. Sin embargo, la gran mayoría de tiempo y energía que se contribuye a mejorar la capacidad...

insurtech

Hoy vivimos en una era de grandes cambios tecnológicos que afectan el comportamiento de las personas, empresas e instituciones a todos los niveles. Nos encontramos en la era de la revolución digital, la era del cambio exponencial.

Dicha revolución está redefiniendo nuestras experiencias...