Cerca de un millón de adultos ingresaron por primera vez al sistema financiero colombiano en 2016
Cerca de un millón de adultos ingresaron por primera vez al sistema financiero colombiano en 2016

La Superintendencia Financiera de Colombia y Banca de las Oportunidades presentaron hoy el sexto Reporte de Inclusión Financiera correspondiente al año 2016.

Durante ese año cerca de un millón de adultos ingresaron por primera vez al sistema financiero colombiano, lo que representa un incremento de 5,6% con respecto a 2015. El indicador de inclusión financiera para 2016 mostró una evolución positiva y se ubicó en 77,3% frente al 75,4% registrado en 2015, lo que significa que 25,7 millones de adultos contaban con al menos un producto financiero, de estos, el 66,3% tenía activos sus productos.

De los adultos incluidos en el sistema financiero durante el último año, se tiene que el 52.4% fueron mujeres y el 47.4% hombres. Las cuentas de ahorro se mantienen como el principal vehículo de entrada al sistema financiero del país, ya que el 77,4% (773 mil adultos) lo hizo a través de ese producto.

La mayor proporción de los usuarios que se vincularon por primera vez al sistema financiero se concentró en los rangos de edad más jóvenes: el 43,9% correspondió a personas entre 18 y 25 años; el 27,2% entre 26 y 40 años; el 22,1% entre 41 y 65 años y el 4,7% fueron mayores de 65 años.

Existe una brecha en la actividad de los productos en los diferentes tipos de municipios. En las ciudades y aglomeraciones el 73,1% de los adultos con al menos un producto lo tenían activo, mientras que en los municipios intermedios, rurales y rurales dispersos estos porcentajes fueron de 56,1%, 51,7% y 43,2%, respectivamente.

Con respecto a las empresas, al cierre de 2016 alrededor de 31.420 se vincularon por primera vez al sistema financiero, con lo que el total de compañías con algún producto financiero ascendió a 751.851, de las cuales 561.680 tenían al menos uno de ellos activo.

Los productos financieros de mayor penetración entre las empresas monitoreadas en el Reporte de Inclusión Financiera 2016 corresponden, en su orden, a cuentas corrientes (374.978 empresas), cuentas de ahorro (246.212 empresas) y crédito comercial (22.108 empresas).

Productos de depósito

En 2016 el número de cuentas de ahorro ascendió a 62,1 millones, mostrando un incremento anual de 2.3%. De este total, 28,4 millones se mantuvieron activas, es decir, tuvieron al menos un movimiento en los últimos seis meses, lo que equivale al 46% del total.

Durante el periodo en mención, 23,6 millones de adultos contaban con una cuenta de ahorros, de los cuales el 72,2% (17 millones) las tenían activas.

El 96% de los 1,4 millones de cuentas de ahorro nuevas que se abrieron durante el último año correspondió a cuentas de ahorro tradicionales.

La tenencia de productos de depósito transaccionales mostró una evolución positiva en el último año: el número de cuentas de ahorro de trámite simplificado registró un aumento de 41%, ubicándose en 689.112 cuentas, y el de depósitos de dinero electrónico de 14,1%, para ubicarse en 3,15 millones de depósitos al finalizar 2016.

Vale la pena señalar que con la entrada en operación de las Sociedades Especializadas en Depósitos Electrónicos (SEDPE), se espera que las cifras de depósitos de dinero electrónico tiendan a incrementarse. 

Al analizar por género la tenencia de productos de depósito, se observa que las mujeres tienen una mayor participación que los hombres sobre el número total de cuentas de ahorro electrónicas (86%), cuentas de ahorro de trámite simplificado (51%) y depósitos de dinero electrónico (50,3%).

Créditos

Al cierre de 2016 los créditos dirigidos al consumo (incluyendo las tarjetas de crédito) fueron el producto de mayor uso entre los colombianos. Según indica el reporte, 16,4 millones de adultos tenían algún crédito de consumo vigente, es decir, el 49,4% de los adultos del país.

Con respecto al microcrédito, a diciembre de 2016 se contabilizaron tres millones de adultos con un microcrédito vigente, lo que representa el 9,1% de los adultos del país.

En las ciudades el porcentaje de adultos con microcrédito activo fue de 6,9%; mientras que en los municipios intermedios este porcentaje asciende a 13,1%, a 14,4% en los rurales y a 13,2% en los rurales dispersos, lo que muestra la potencialidad de este mecanismo para financiar los proyectos productivos de los sectores rurales.

Los desembolsos de créditos de consumo y vivienda muestran una participación equitativa entre mujeres y hombres, mientras que los desembolsos de microcrédito tienen una mayor participación de mujeres, con cerca del 60% del total.

Canales transaccionales

Las transacciones financieras registraron una evolución positiva en 2016 respecto a 2015 alcanzando los 4.926 millones de transacciones y movilizando $7.057 billones, lo que equivale a un crecimiento anual de 14% y 5%, respectivamente.

El canal de internet continuó siendo el de mayor participación en número de transacciones. Pasó de representar 44% en 2015 a 47% en 2016 con 2.295 millones de transacciones. Fue el segundo canal en movilizar más recursos con una participación del 33% ($2.314 billones) sobre el total del monto transado.

Entre 2015 y 2016 el canal de la telefonía móvil presentó la mayor dinámica positiva, con un aumento de 49% frente al año anterior, seguido por los corresponsales bancarios e internet con 25% y 20%, respectivamente.

Por su parte, las oficinas continúan movilizando el mayor volumen de monto transado con el 47% del total, a pesar de que en el número de transacciones su participación ha venido disminuyendo al pasar de 15% a 13% entre 2015 y 2016.

En 2016 los cajeros automáticos y datáfonos mantuvieron una participación importante sobre el total de transacciones con un 15% y 10%, respectivamente; sin embargo, con relación a 2015 cuando estas participaciones eran del 17% y 11%, en su orden, se observa una leve reducción.

Seguros

En el Reporte de Inclusión Financiera 2016 se observó un incremento en el gasto promedio en seguros por individuo medido a través del índice de densidad (primas emitidas/población total). Durante el período de análisis, el gasto promedio por individuo en seguros se ubicó en $492.021, superior en 9,6% nominal frente al valor registrado en 2015.

Específicamente, el gasto promedio durante el año en seguros personales se ubicó en $244.181 y el gasto promedio por individuo en seguros de daños correspondió a $247.839.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta de Inclusión Financiera de Seguros realizada por la Superintendencia Financiera de Colombia, durante 2016 el número de asegurados vigentes aumentó para los dos ramos de seguros. En seguros personales, aumentaron en 26% frente a 2015, ubicándose en 30,39 millones. Por su parte, los asegurados en daños aumentaron 27% en el último año, registrando un total de 4,43 millones de asegurados al finalizar 2016.

Durante el último año se observó una disminución en el uso de seguros en zonas rurales pues al cierre de 2016 el número de riesgos asegurados vigentes en zonas rurales correspondió a 808.855 riesgos frente a 849.009 en 2015, equivalente a una reducción anual de 5%.

Remesas

En el último año se recibieron US$4.858 millones en Colombia, con un incremento de 4,8% respecto a 2015 y una recuperación frente a los últimos ocho años al superar los valores transados incluso en 2008, antes de que la crisis financiera internacional impactara la economía de los hogares migrantes.

Al igual que en años anteriores, el principal país emisor de remesas continúa siendo Estados Unidos, con el 46% del total transferido en 2016. De los recursos recibidos, 27,3% son abonados en cuentas corrientes o de ahorro, valor que mostró una reducción frente a 2015, cuando fue de 27,9%.

Atención al consumidor financiero

Durante 2016 la Superintendencia Financiera de Colombia recibió un total de 2.734 demandas, de las cuales 54% fueron de hombres, 42% de mujeres y 4% de personas jurídicas. El 71% de las demandas recibidas fueron en contra de establecimientos de crédito.

En 2016 se recibieron 1.280.094 quejas en conjunto entre entidades vigiladas y defensores del consumidor financiero, superior en 27% a 2015 cuando fueron 1.004.782 quejas.

En proporción al número de transacciones del sistema financiero, durante el último semestre de 2016 se recibieron 275 quejas por cada 1.000.000 de transacciones, superior que en el mismo periodo de 2015, cuando se registraron 243.

Sobre los motivos de las quejas en los productos más importantes dentro del total, para créditos de consumo la queja más frecuente se debió a aspectos de revisión y liquidación del producto (43%), seguida por el reporte en centrales de riesgo (11%) y el incumplimiento y/o modificación de aspectos contractuales (10%).

En el caso de las cuentas de ahorro, el mayor número de quejas estuvo relacionado con fallas en cajero automático (33%), seguidas por los descuentos injustificados (17%) y el cobro de servicios y/o comisiones (15%).

Para el caso de tarjetas de crédito y de manera similar al crédito de consumo y/o comercial, la queja más frecuente fue por la revisión y/o liquidación de las condiciones del producto (26%). En segundo lugar se ubicaron las quejas por el cobro de servicios y/o comisiones (24%), seguidas por los reclamos relacionados con el incumplimiento y/o modificación de aspectos contractuales (8%).

Descargue aquí el Reporte de Inclusión Financiera 2016

 

RIF 2016  RIF 2016

rif2016 

Volver arriba