Más y mejores servicios financieros para la población del Sur del Huila gracias al apoyo técnico de IFR a Coofisam
Más y mejores servicios financieros para la población del Sur del Huila gracias al apoyo técnico de IFR a Coofisam

Pitalito, segunda ciudad en población e importancia socioeconómica en el departamento del Huila, está ubicada a 188 kilómetros al sur de la capital, Neiva, en el centro de un territorio de gran belleza natural conocido como Valle de Laboyos, justo en el vértice que forman las cordilleras central y oriental por donde inicia su recorrido el Rio Magdalena, principal arteria fluvial de Colombia.

 

Por su estratégica ubicación entre las montañas de Los Andes y el inicio del Piedemonte amazónico, Pitalito ha ocupado un lugar preponderante en el desarrollo económico del centro y sur del país y, al mismo tiempo, ha sido escenario de complejos momentos del conflicto armado que vivió Colombia durante varias décadas.  Actualmente su economía está basada en el comercio y en el sector agropecuario, ya que en su territorio existen 11.700 hectáreas sembradas con café reconocido internacionalmente como el mejor del mundo por su buen sabor y aroma siendo, numéricamente, el municipio con mayor producción del grano.

 

Precisamente por la importancia económica y comercial que históricamente ha tenido Pitalito, en el año 2007 la Cooperativa Coofisam, una de las principales organizaciones de economía solidaria del Huila, decidió abrir una oficina para ofertar sus servicios financieros y sociales a los habitantes de esta zona del país. En principio fueron solo tres funcionarios los que, a pesar de las difíciles condiciones de seguridad de la zona y a la existencia de grupos de captación ilegal de recursos (conocidos como pirámides), se dieron a la tarea de “evangelizar” a pequeños y medianos productores acerca de la importancia de acceder a crédito y ahorro de manera formal.

 

Una de estas funcionarias es Aura Rosa Jiménez, actual directora de la oficina de Coofisam en Pitalito, oriunda de esta ciudad y convencida de la importancia del modelo cooperativo para lograr el desarrollo de comunidades en situación de vulnerabilidad y productores rurales como los que habitan en esta región.

 

Con más de 10 años de servicio al interior de la Cooperativa, todos ellos en su natal Pitalito,  Aura ha vivido los momentos buenos, regulares y malos de la entidad, siempre ingeniándose la mejor manera de llegar a aquellas comunidades a las que ninguna otra entidad financiera llega, sobre todo las más apartadas de la geografía, las que más necesitan del ahorro y el crédito, y por lo mismo las más complejas y costosas de atender.

 

Desde 2016 Coofisam comenzó un proceso de fortalecimiento y asistencia técnica por parte de la Iniciativa de Finanzas Rurales de USAID, en la búsqueda de ayudarles a llegar con más y mejores servicios a esas zonas rurales que siempre estaban en el radar de la Cooperativa y de funcionarios como Aura Rosa, pero que no se tenía clara la manera de atenderlos. Gracias a este proceso se logró la apertura de un corresponsal en el corregimiento Bruselas, uno de los de mayor concentración de cultivadores de café; y la instalación de una minioficina, conocida por Coofisam como extensión de caja, en la plaza de mercado del municipio, sitio de paso obligado para que todos los productores rurales comercialicen sus plantíos.

 

Posteriormente, durante 2017, un equipo de especialistas financieros, comerciales y de comunicaciones desarrollaron un plan piloto de fortalecimiento de los productos y servicios de la Cooperativa en Pitalito, buscando aumentar la productividad de los asesores comerciales en la colocación de créditos y la captación de recursos, reactivar aquellos asociados que por una u otra razón no habían vuelto a acceder a los servicios de Coofisam, y llegar con la oferta integral de la entidad a zonas a las que antes no lo habían logrado.

 

Este proceso, llevado a cabo en el segundo semestre de 2017 consistió en capacitaciones al personal de la Cooperativa, la generación de protocolos e instructivos para cualificar la atención, la realización de brigadas de ahorro y crédito en zonas veredales, urbanas y pequeños centros poblados, y el uso de dispositivos móviles para captura de información en terreno.   Al final de los cuatro meses de trabajo la intervención rindió muy buenos frutos y generó un modelo de atención que será replicado en 2018 en otras sedes de la entidad, también en zonas rurales del departamento del Huila. Gracias a él la productividad en cuanto a colocación de crédito aumentó en un 58%, se redujeron los tiempos de respuesta para las solicitudes de los asociados y, más importante aún, se aumentó la confianza de las comunidades de esta zona del país en los métodos formales de acceso al ahorro y el crédito.

 

Para Aura Rosa esta experiencia le ha permitido reconfirmar su idea de que el modelo cooperativo realmente contribuye a cambiar la vida de la gente, y cumple un importante rol en el desarrollo económico de su región.  “Gracias al apoyo de IFR se ha logrado un mayor cubrimiento de estos territorios, llegando a diferentes franjas del mercado, generando un acertado posicionamiento de la Agencia en Pitalito, cumpliendo así con los objetivos para los que fue creada”, afirma.

 

Hoy Coofisam en el municipio de Pitalito cuenta con un equipo de 13 personas, conformado por la directora, un jefe de operaciones, 3 asesores comerciales internos, dos cajeros y 6 asesores externos que atienden desde allí a asociados ubicados en los municipios de San Agustín, Isnos, y Palestina, así como el corregimiento de Bruselas.

 

Entre noviembre 2016 y diciembre de 2017, años en los que se ha venido implementado el plan de trabajo con IFR, se aumentó y mejoró la estrategia de corresponsales, teniendo una cartera de crédito por valor de $8,500.000.000, ahorros por $4.185.000.000 y 6.284 asociados.

 

Volver arriba

Las organizacones que agrupan a los productores del sector agropecuario, nacen en muchas ocasiones movidas por intereses en posibilidades brindadas por terceros, como acceder a un subsidio, a ayudas en equipos o especie, o por la conveniencia de algunos pocos, de...

Juan Carlos Arboleda Jaramillo es un antioqueño “de pura cepa”, nacido en Medellín el 5 de enero de 1976,  esposo de María Alejandra y padre de Manuela, Isabella y Valeria , es un hombre con formación técnica en electricidad, redes y microelectrónica, con experiencia como...